Galería

El Despertar del Hombre Blandengue

En una sociedad donde la unidad mínima es la familia, en la cual experimentamos y desarrollamos nuestra primera etapa de socialización, es difícil presentarse ante ella con valores, sentidos y conceptos asimilados de manera diversa. Y es que son nuestras propias experiencias las que hacen formarnos y evolucionar como individuos. No me creo pues, poseedor de ninguna verdad absoluta, pero si de mi derecho a alzar mi voz y dejar constancia de aquello que mi libertad, moral y razón ha llegado a reflexionar y a considerar como valido, justo y coherente. Duele escuchar, después de tantos años separados, que la autoridad familiar prevalece y sostiene la verdad absoluta. Es grato escuchar la voz de la experiencia, pero no cuando intenta guiar el camino, no cuando uno carece de la experiencia propia.

Puede ser, que sea un Salvaje en esta jungla oprimida, reprimida y censurada, pero no como los que describe Alonso de Santos en su obra homónima, pues ell@s carecen de sentido de comunidad, igualdad y fraternidad. Y a pesar de cohabitar ambos en esta sociedad líquida y hedonista, a diferencia de los personajes de Alonso de Santos, Yo creo en el entendimiento. Soy consciente de las oportunidades que desde la más alta estructura parental se me han ofrecido, la dedicación y el sacrificio hacia ellas, por ello lamento haber infravalorado o no haber sabido aprovechar al máximo todo el tiempo a ellas dedicadas. Pero el aprendizaje y lo asimilado, tanto en mis éxitos como en mis fracasos, es lo que han construido en mi Ser la necesidad de querer entender y ser entendido, de aceptar y ser aceptado, de respetar y ser respetado.

La diversidad es lo que hace de esta aldea global una parábola maravillosa, y si no nos escuchamos y conocemos nuestros objetivos no habrá entendimiento, y por tanto la convivencia puede resultar algo escabrosa. Hablo de aceptación a pesar de imágenes, etiquetas sociales y prejuicios. Pues más allá de ocupar el escalón más bajo de la estructura piramidal primaria denominada “familia”, soy una persona. Un ser que cuestiona las formas y métodos de organización verticales vigentes, cuyos mensajes descendentes deben ser considerados referentes e incuestionables. Son otros tiempos los que corren y acontecen. Ideologías que antaño se gestaron buscando la coherencia racional de un contexto determinado, han ido evolucionando a la par que el desarrollo social e industrial llegando a calar a todos los niveles sociales sin distinción de religión, género, etnia o poder adquisitivo. Gracias a aquellas personas, provenientes de clases honestas pero pudientes y que por su preparación académica fueron capaces de plantear nuevas fórmulas, hoy Yo, he podido tener acceso a ese conocimiento y generarme como librepensador.

Se que en los momentos en los que la autocrítica hace su presencia no llueve a gusto de tod@s, ni en el mío propio, pues soy humano y de los errores aprendo. Pero debemos dejar constancia del sentido y objetivo de nuestros discursos y mensajes, pues el fin primario de la comunicación humana es el entendimiento sin prejuicios ni malentendidos, aunque hoy en día, inmersos en la sociedad del consumo, la persuasión a desplazado y destronado este valor hacia la sociedad del miedo, poder y olvido. Éste, es el despertar del Hombre Blandengue.

[Fuentes]

Texto: Entropy Rain

Foto: Pearl Jam – fotograma del videoclip ‘Do the Evolution‘.

Videos: ‘Waking Life‘: PixiesAlex Jones (Dir. Richard Linklater, 2001, Fox Searchlight Pictures).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s