iLuminados

 Estar Iluminado, en sentido genérico, significa: “la adquisición de nueva sabiduría o entendimiento”. Abarca dos conceptos, que pueden ser bastante distintos: la iluminación religiosa o espiritual (del alemán: Erleuchtung) y el secular o intelectual (del alemán: Aufklärung). Esto puede causar cierta confusión, ya que aquéllos que proclaman la iluminación intelectual a menudo miran despectivamente los conceptos espirituales y los que proclaman conceptos espirituales ven lo intelectual como una barrera. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua EspañolaIluminado‘ es aquella persona “adepta a cierta doctrina”. Ésta, consiste en llegar a un estado de perfección personal mediante la oración, “entregándose completamente a Dios”. Por ello, “no necesitan practicar los sacramentos ni las buenas obras”, sintiéndose “libres de pecado” sean cuales sean sus actos. También, puede hacer referencia, como segunda acepción pero relacionada con la primera, a aquellas personas pertenecientes a “una secta herética y secreta fundada en 1776 por el bávaro Adán Weishaupt, que con la ciega obediencia de sus adeptos pretendía establecer un sistema moral contrario al orden existente en religión, propiedad y familia”.

En un contexto intelectual y universitario, prácticamente dominado por los jesuitas, orden disuelta en 1773, Weishaupt, con veintiocho años, era el único profesor de Derecho Eclesiástico y Filosofía Práctica de la Universidad de Ingolstadt, Baviera, Alemania. Esa formación jesuita en el pasado, le llevó siempre a mostrar un gran entusiasmo por las ideas ilustradas, motivo por el cual, proporcionaba a sus alumnos obras literarias y eclesiásticas críticas con la realidad del momento. En 1776, un oficial de Burghausen llamado Ecker, fundó una logia orientada hacia la alquimia, la Orden RosaCruz, la cual se extendió rápidamente por el territorio centroeuropeo. Cuando llegó a Ingolstadt, rivalizó con Weishaupt, pues ésta consiguió hacer adeptos a los estudiantes más brillantes del momento, a quienes Weishaupt, también, pretendía, lo que deprimió mucho Weishaupt. Por ello, pidió consejo a un joven, en quien había puesto toda su confianza, el barón y masón, Adolf Von Knigge. Éste lo animó a utilizar su influencia sobre los estudiantes. Así pues, fundó la «Asociación de sabiduría secreta», cuyo comienzo fue parecido al de un círculo de lectores anticlericales, con un máximo de veinte miembros. Como símbolo de la organización, Weishaupt, eligió el mochuelo de Minerva, la diosa romana de la sabiduría. Un año después, en 1777, Weishaupt decidió unirse a la masonería. La conversión de Weishaupt se encuentra documentada en las páginas 100 y 101, del libro publicado en inglés, Conspiración contra Dios y el hombre, escrito por el reverendo Clarence Kelly. En él dice: “Al considerar el conocimiento de Weishaupt sobre las sociedades secretas de la antigüedad, junto con el hecho, de que ciertos aspectos de su Orden, se asemejan más que superficialmente a la estructura de estas sociedades, parece razonable decir que, probablemente, fue influenciado por este conocimiento”.


Nesta Webster relata las reflexiones del abate Barruel y otro escritor de nombre Lecouteulx de Canteleu. Ellos cuentan, que “en 1771 cierto mercader de Jutlandia llamado Kolmer, quien había pasado muchos años en Egipto, regresó a Europa en busca de convertidos a una doctrina secreta fundada en el Maniqueísmo que había aprendido en Oriente. En su camino a Francia se detuvo en Malta en donde conoció a Cagliostro y casi provocó una insurrección entre el pueblo. En consecuencia, Kolmer fue expulsado de la isla por los Caballeros de Malta y se dirigió a Avignon y Lyons”. En Francia recibían el nombre de ‘Iluminados’ los seguidores de Louis Claude de San Martín, quien vivió entre 1743 y 1803. San Martín era un místico francés, autor y fundador de la secta martinista en 1754. En Francia, Kolmer, consiguió muchos discípulos entre los Iluminados. Ese mismo año, 1771, viajó a Alemania, donde se encontró con Weishaupt,  iniciándolo en todos los misterios de la doctrina secreta. Según Barruel, “Weishaupt, entonces, pasó cinco años estructurando su sistema, el cual fundó bajó el nombre de los Iluminados el primero de mayo de 1776″. Este libro afirma, también, que la doctrina de Weishaupt se remonta al año 872 d.C., a una secta llamada los Ismailis. Las ideas de ésta, abogaban por la transformación de la organización social de la época y la eliminación de todas las formas de religión, para remplazarlas por un Nuevo Orden Mundial, cuyo poder político centralizado, dependiera de un sólo Gobierno universal omnipresente, y donde las reglas de la vida social fueran establecidas por la Ley.

En 1778, Weishaupt, cuenta con 18 adeptos y dos años después, 38. En 1779 la orden empezó a jerarquizarse interiormente, posiblemente, debido al modelo estructural que fue desarrollando con el tiempo, el cual, tenía su origen en la organización de las logias masónicas, de las cuales formaba parte, desde 1777, y que él trato de perfeccionar en la práctica. Eso es lo que Weishaupt llamaba “Círculos Concéntricos” cada uno de los cuales ampliaba la información, los datos sobre la Orden y concretaba los proyectos, más que el anterior. Los tres grados iniciales fueron “Novicial”, “Minerval” e “Iluminado”.

En 1780, el barón Adolf von Knigge, un masón respetado de alta categoría, se unió definitivamente al proyecto de Weishaupt,  lo que le permitió incorporar nuevos elementos y símbolos masónicos a la estructura de la organización y a sus ritos. Juntos, escribieron El Rito de Los Iluminados de Baviera. Sin embargo, la Orden no pudo obtener reconocimiento oficial de los masones en la conferencia masónica en 1782. Se trataba de una asociación completamente secreta. Existía un código cifrado y cada afiiado tenía un nombre iniciático. Durante el primer período de su aprendizaje el nuevo afiliado tenía solo relación con la persona que lo había introducido en la Orden. El ingreso se preparaba con un ayuno prolongado; durante la noche se le presentaba desnudo y con los genitales atados ante los iniciadores enmascarados. Tras el juramento de lealtad a la orden, el afiliado debía redactar un “pensum”, en el que describía su vida anterior, explicaba los motivos que le impulsaban a ingresar y su grado de compromiso. La fase de “noviciado” solía durar un par de años.

El grado siguiente, “Minerval”, comenzaba con la iniciación propiamente dicha. Debía estudiar ciencias físicas, matemáticas y morales. El rito consistía en un diálogo, entre iniciado e iniciador, y ,seguido, de nuevo juramento de lealtad. A partir de entonces, el afiliado podía introducir a nuevos miembros en la orden. El grado de “Iluminado” se alcanzaba mediante una ceremonia a la que sólo asistían el aspirante y los miembros del mismo grado de la localidad donde tenía lugar la ceremonia. Por último,, el grado de Iluminado marcaba la separación clásica entre el dominio sobre las capacidades humanas, y el conocimiento que otorga dominio y poder sobre el mundo. Cuando los Iluminados hablaban de “poder sobre el mundo” se referían efectivamente a poder político, entendido, no como un fin en sí mismo, sino como un medio para alcanzar un objetivo, la transformación de la sociedad. Weishaupt identificó el emblema de “el ojo que todo lo ve”, como un símbolo representante el principio, las creencias y las metas de los Iluminados. Animado por su éxito, tomó la determinación de infiltrarse en las demás logias con el objetivo de controlar y dominar la masonería. De esta manera se apoderó de muchos ritos y mitos que fue anexando a su propio estilo con el paso de los años y los siglos.

En 1784, la masonería fue denunciada ante el gobierno bávaro como políticamente peligrosa, lo cual llevó a la supresión de todas las órdenes secretas, incluyendo a los masones y los Iluminados. El iluminismo era antimonárquico y su identificación con el republicanismo le ganó muchos miembros por toda Alemania. Rápidamente, se extendieron por Austria y otros puntos de Europa, afiliando a personalidades de la talla de Herder, Goethe, Cagliostro o el Conde de Saint-Germain. Con la prohibición, las Hermandades Iluminadas tuvieron dos destinos, Europa y Estados Unidos. La implicación de los Iluminados de Europa en la Revolución francesa es hoy un dato que está fuera de cualquier duda. El conde de Mirabeau y los revolucionarios Saint-Just, Camile Desmoulins, Danton, Herbert y Marat fueron miembros de Los Iluminados. El famoso Conde de Cagliostro, que participó en la trama del proceso revolucionario francés, quien creó la Masonería egipcia, y que fue asesinado en los calabozos de la Inquisición, también, recibió la iniciación en las logias de Weishaup. En Estados Unidos de Norteamérica, existen pruebas evidentes que confirman la actividad de estas organizaciones secretas en la actualidad, tales como el sello del dólar de Estados Unidos o las órdenes norteamericanas y hermandades universitarias que se declaran hoy herederas de Los Iluminados. Pero sobre todo, destacan una serie de cartas que resultan reveladoras, cartas del siglo XIX, que narran acontecimientos y tratados de importancia en la evolución de la humanidad.

En la actualidad, los discursos mediáticos están repletos de arquetipos y símbolos relacionados con diversos mitos y sociedades secretas. Muchas de las personas más influyentes en diversos campos de conocimiento se consideran sucesores de las ideas iluminadas. La casta elitista  que domina en los mensajes de los mass media, hace espectáculo de los hechos para enmascarar el entramado simbólico de la razón de ser de sus actos. Numerosas historias escritas con sangre abundan en el archivador de lo secreto. De acuerdo con la información que aparece en la página 67 del libro La conspiración cósmica, “a los miembros se les amenaza con muerte segura en caso de que violen sus juramentos”. El surgimiento de los Iluminados bajo el liderazgo de Weishaupt fue de corta duración, aunque fructífero para sus fines. La evidencia indica que tal forma de organización se originó muchos siglos antes que naciera Weishaupt, posiblemente, desde tiempos mesopotámicos y egipcios. Aun hoy, la intención de construir un Nuevo Orden Mundial Iluminado, una sociedad del control a través de las nuevas tecnologías y la Ley rectora de un Gobierno Supranacional, continúa amenazando la existencia del Hombre Blandengue.

2 comentarios el “iLuminados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s