Pensamiento Único

El concepto de Pensamiento Único fue descrito por primera vez por el filósofo alemán Arthur Schopenhauer, en 1819, en su obra cumbre Die Welt als Wille und Vorstellung (El mundo como voluntad y representación). Se refiere a él como aquel pensamiento que se sostiene a sí mismo, constituyendo una unidad lógica independiente, sin tener que hacer referencia a otras componentes de un sistema de pensamiento. En el sentido que él da al término, «único» más bien denota «unidad» o «integración». Partiendo de la Crítica de la razón pura de Kant, Schopenhauer llega a la conclusión que nuestras representaciones de la diversidad del mundo son la expresión de una unidad, la que Schopenhauer engloba en el concepto de «voluntad». Un pensamiento único es, en el ideario de Schopenhauer, aquel que se autosustenta, que se hace integral en la voluntad.

En 1964 el filósofo freudomarxista y miembro de la Escuela de Frankfurt, Herbert Marcuse, describió un concepto similar, el cual, crítica la ideología de la sociedad tecnológica avanzada. Para Marcuse este tipo de pensamiento es el resultante del «cierre del universo del discurso» impuesto por la clase política dominante a través de los medios de comunicación de masas suministradores de información. No se refirió directamente a un «pensamiento único», pero describió una idea parecida bajo el término de «pensamiento unidimensional» .

En el ensayo, El hombre unidimensional, Marcuse realiza una crítica profunda del estado de la sociedad tecnológica de su tiempo. Describe los mecanismos a través de los cuales en el discurso público y en el quehacer de la ciencia, validada exclusivamente por la tecnología, se ha impuesto un pensamiento “positivista”. Esta forma de pensamiento, positivo y operacional, es lo que Marcuse denominó “pensamiento unidimensional”. La obra de Marcuse incorpora elementos nuevos de análisis del capitalismo, a los que los marxistas hasta entonces no habían prestado mayor atención. Principalmente destaca la reflexión acerca de la complejidad y la contradicción de los factores de manipulación e instrumentalización en el consumo por medio de la publicidad y la propaganda. Cuestiones que implicaron elementos cualitativos, pero que carecen de importancia para introducirlos en el espacio discursivo de los expertos.

Herbert Marcuse se mostró esencialmente pesimista respecto de la posibilidad de contrarrestar los efectos del pensamiento unidimensional y expresó su convencimiento por su triunfo e imposición. Propuso, sin embargo, la alternativa que consistente en la incorporación de la negación o «negatividad», sobre todo encaminada a la dimensión crítica, pero que incluye también el «acto de negarse» a participar de la manipulación.

En el mismo sentido crítico y con un significado similar al de Marcuse, el sociólogo y periodita, Ignacio Ramonet, vuelve al adjetivo original de «único», retomando el concepto y su discusión en los años ’90 del siglo XX, desde una perspectiva analítica, reflexiva y critica de lo preestablecido. En enero de 1995, en un editorial de Le Monde Diplomatique, publicación donde es editor, Ramonet aludió críticamente al paisaje ideológico posterior a la caída del muro de Berlín, en el que el economicismo neoliberal se erigió como el único pensamiento aceptable, monopolizando todos los foros académicos e intelectuales. Para Ramonet, esta ideología es la expresión intelectual y con pretensión universalizante de los intereses del capital financiero internacional. Sus principales rasgos son la preeminencia de la instancia económica sobre la política y la consideración del mercado como el único medio para una asignación eficaz de los recursos. Como corolarios de estos dos pilares, se encuentra la globalización, es decir, desaparición de fronteras económicas, la competitividad para sobrevivir en el mercado, la división internacional del trabajo para bajar los costes salariales, la disciplina monetaria y, en general, una reducción progresiva del Estado en todas sus formas. Ramonet vaticinó terribles consecuencias como resultado de la adopción generalizada de esta ideología y enumeró una serie de fenómenos contemporáneos que desmentían la idea que fuera una época de prosperidad provocada por la generalización de las creencias que él había englobado en la expresión “pensamiento único”.

Definitivamente, el pensamiento único existe. Lo confirma el empeño en negar su existencia. Quienes hablan de pensamiento único utilizan argumentos retóricos al servicio de intereses ideológicos, más propios de la propaganda mediática que de la ciencia. La crítica al pensamiento único se sitúa en el mismo campo donde éste se ubica, en el conflicto político. Según los “expertos”, lo que se llama «pensamiento único» no es más que la exacta descripción de los acontecimientos. No hay otra manera de enfocar el objeto de estudio. Así, «homogeneizar las economías mundiales», consiste en igualar las condiciones sociales de sus ciudadanos para atender a sus derechos. Reconocer cómo están las cosas requiere reconocer, ante todo, donde terminan los datos y donde empieza lo secreto. Es posible que las cosas no puedan ir de distinta manera a como van, pero eso no quiere decir que están bien como están. Toda mentira, repetida hasta la saciedad, parece verdad y, cuando se repite contra uno mismo, se acaba por dudar de las convicciones propias. Debemos aprender a desaprender lo aprehendido para asimilar definitivamente cual es la naturaleza real de los acontecimientos que rodean al Hombre Blandengue.

Anuncios

2 comentarios el “Pensamiento Único

  1. Completamente de acuerdo Alberto. Los medios de comunicación peruana, que dicen una cosa, y hacen y cumplen fines diferentes, es la muestra de este tipo de pensamiento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s